Dra. Lili Herzog

La columna de Julio Milberg
Tipo y tamaño de letra

Lily Herzog es nacida en Buenos Aires de profesión médica recibida en la Universidad de Buenos Aires y especializada en fisioterapia de desarrollo neurológico ortopédico y respiratorio infantil.
Comenzó como profesional voluntaria en varios hospitales...Alvear, Italiano, Materno Infantil Sarda, de Pediatría Garraham, de Clínicas, Fernández y como asesora de neonatología y pediatría en el Hospital Gutierrez (de niños) donde llega a jefa de unidad.

Lily Herzog es nacida en Buenos Aires de profesión médica recibida en la Universidad de Buenos Aires y especializada en fisioterapia de desarrollo neurológico ortopédico y respiratorio infantil.
Comenzó como profesional voluntaria en varios hospitales...Alvear, Italiano, Materno Infantil Sarda, de Pediatría Garraham, de Clínicas, Fernández y como asesora de neonatología y pediatría en el Hospital Gutierrez (de niños) donde llega a jefa de unidad.


En el año 1990 decidió radicarse en Israel y pasó sus primeros 6 meses en un centro de absorción para el aprendizaje del idioma hebreo, al que acudían residentes de infinidad de países.
Cumplido el ciclo de estudio se radicó en Kfar Saba e ingreso al afamado hospital Meyer, donde ejerció por espacio de 17 años.
Se relacionó profesionalmente con un médico mejicano jefe de pediatría, y junto a otros profesionales de habla castellana crearon la unidad de desarrollo del niño, especializada en prematuros, mal formación y accidentes.

Esta especialidad esta hoy entre los primeros centros de investigación del mundo.
Otra faceta de su carrera profesional es haber dado conferencias, cursos sobre neonatología, dirigido a profesionales y asesoramiento a padres de hijos prematuros.
El equipo profesional del hospital Meyer está conformado por médicos y paramédicos de diversos países, israelíes, argentinos, rusos, uruguayos, árabes israelíes, que trabajan mancomunados y más de la mitad de la población hospitalaria tratada e internada son árabes.
En el año 2007 la doctora Herzog se jubiló del hospital y trabaja en su consultorio privado y el mejor recuerdo que tiene de sus años de actividad medicinal es haber dado y recibido amor de sus pacientes sin distinción de credos ni nacionalidades.
Julio Milberg