Informe de UN Watch sobre el antisemitismo palestino

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

Durante el pasado mes de agosto UN Watch presentó al Comité antirracismo de la ONU un informe sobre sobre las violaciones efectuadas tanto por la Autoridad Palestina como por el Hamas a la convención sobre el racismo.
UN Watch es una organización no gubernamental con sede en Ginebra cuya misión declarada es monitorear el desempeño de las Naciones Unidas con el criterio de su propia Carta Es una ONG acreditada en estado consultivo especial ante el Consejo Económico y Social de la ONU y una ONG asociada al Departamento de Información Pública de la ONU .

Durante el pasado mes de agosto UN Watch presentó al Comité antirracismo de la ONU un informe sobre sobre las violaciones efectuadas tanto por la Autoridad Palestina como por el Hamas a la convención sobre el racismo.
UN Watch es una organización no gubernamental con sede en Ginebra cuya misión declarada es monitorear el desempeño de las Naciones Unidas con el criterio de su propia Carta Es una ONG acreditada en estado consultivo especial ante el Consejo Económico y Social de la ONU y una ONG asociada al Departamento de Información Pública de la ONU .


En la reunión que se llevó a cabo 14 de agosto se dio a conocer el informe preparado por la Autoridad Palestina que culpa a Israel de violaciones de los derechos humanos de los palestinos mientras trata de evadir la responsabilidad de de su propio racismo y discriminación.
Irónicamente, el informe de la Autoridad Palestina ( AP) reconoce que casi no hay minorías en Palestina. Según las estadísticas proporcionadas por la AP, los diversos grupos minoritarios comprenden no más del 1% de la población.
Y la pregunta es por qué prácticamente no tiene minorías. Según cualquier estándar objetivo, estas cifras sugieren altos niveles de racismo y discriminación. Por ejemplo, si 1.9 millones de ciudadanos árabes viven en el vecino Israel, que comprende el 21% de la población, ¿por qué no hay judíos viviendo bajo la jurisdicción palestina?
Las razones parecen claras. Como se documenta en la presentación por escrito, tanto la Autoridad Palestina como Hamas habitualmente desprecian a los judíos y les prohíben residir en áreas bajo su jurisdicción. Los palestinos que venden tierras a judíos israelíes son considerados traidores, sujetos a enjuiciamiento penal según la ley palestina, y enfrentan una sentencia de cadena perpetua con trabajos forzados, o incluso la muerte.
El informe ignora las violaciones de la AP y Hamas contra grupos minoritarios en sus propios territorios.
Por ejemplo, el informe de la AP no menciona los ataques físicos violentos contra cristianos, la profanación de iglesias, la presión para convertirse al Islam, el robo de tierras de cristianos, o la discriminación y los ataques físicos violentos contra los conversos al cristianismo. El informe tampoco menciona la discriminación y la violencia contra los samaritanos.
El informe culpa rápidamente a Israel pero ignora la incitación antisemita desenfrenada y las violaciones de los derechos de israelíes y judíos.
El informe de la AP no menciona que este año, el 15 de mayo, el alto funcionario de Hamas, Fathi Hamad, prometió "matar, exterminar y aniquilar" a Israel.
El informe de la AP tampoco menciona que unas pocas semanas después, el 26 de junio, el asesor de Abbas, Nabil Shaath, repitió la narrativa antisemita de la AP de que los judíos llegaron a Palestina como parte de un complot europeo para deshacerse de los judíos no deseados.
El informe tampoco menciona que el 4 de julio, Mahmoud al-Habbash, el asesor de Asuntos Religiosos del presidente Abbas, elogió al colaborador nazi Haj Amin Al-Husseini, Mufti de Jerusalem, como un modelo a seguir.
El informe de la Autoridad Palestina ignora por completo sus propias violaciones contra los judíos israelíes, incluida la incitación a matar, las recompensas financieras a los terroristas que cometen o intentan cometer asesinatos, y no responsabiliza a quienes incitan y atacan a los judíos israelíes.
El informe critica a Israel por el asesinato en julio de 2014 del adolescente palestino Muhammad Abu Khdeir, dando esto como un ejemplo de violencia que ha "afectado no solo el derecho de los palestinos a la integridad física, sino también su derecho a la vida". Sin embargo, el informe no menciona el derecho a la integridad física o el derecho a la vida de los israelíes. Ignora a los tres adolescentes israelíes secuestrados y asesinados por terroristas de Hamas unas semanas antes de que mataran a Abu Khdeir. También ignora a los muchos otros israelíes asesinados por terroristas palestinos incitados al odio y al asesinato por parte de funcionarios palestinos, los medios de comunicación palestinos y el sistema educativo palestino.
El informe de la Autoridad Palestina afirma también falsamente que los medios palestinos "han tomado medidas para promover el entendimiento y la tolerancia". De hecho, los medios palestinos hacen lo contrario. Perpetúa los estereotipos antisemitas, como que los judíos son codiciosos, que son parte de una conspiración para controlar el mundo, que son asesinos de bebés y que envenenan a los palestinos y roban sus órganos. Los medios de comunicación palestinos también glorifican y alientan el martirio en la lucha para liberar a Palestina del río al mar, lo que significa eliminar a Israel, y difunden canciones y videos que abogan por matar judíos e israelíes.
Estas acciones y políticas palestinas racistas y discriminatorias están documentadas en la presentación de Un Watch.

El informe puede ser leído en: www.unwatch.org/PA-racism