Una tarde de Invierno - En Memoria a Bernardino Goldemberg Z"L

Comunidades
Tipo y tamaño de letra

Por León Amiras

Bernardino Goldemberg un hombre amante de las buenas costumbres, un hombre de carácter sereno, respetuoso muy correcto y cordial, quien además pareciese que siempre tuvo en su mente la frase: “Nacimos para servir y no para ser servidos”.

¡No! ¡No! Nunca quiso ser presidente, fueron las palabras de Marcos Caballero (Ben Abir), quién recordó que a pesar de la Gran trayectoria de Bernardino dentro de la OLEI, su nombramiento como líder principal de la misma era inevitable, Bernardino dijo NO!, no quiso recibir honor, para él su función como Secretario General, era más importante. Era más valioso ser el Guardián de las normas de la institución, el maestro de la correcta comunicación escrita, el consejero de las distintas filiales de la OLEI y ser siempre Bernardino, una de las columnas pioneras e inquebrantables dentro de nuestra comunidad.

Por León Amiras

Bernardino Goldemberg un hombre amante de las buenas costumbres, un hombre de carácter sereno, respetuoso muy correcto y cordial, quien además pareciese que siempre tuvo en su mente la frase: “Nacimos para servir y no para ser servidos”.

¡No! ¡No! Nunca quiso ser presidente, fueron las palabras de Marcos Caballero (Ben Abir), quién recordó que a pesar de la Gran trayectoria de Bernardino dentro de la OLEI, su nombramiento como líder principal de la misma era inevitable, Bernardino dijo NO!, no quiso recibir honor, para él su función como Secretario General, era más importante. Era más valioso ser el Guardián de las normas de la institución, el maestro de la correcta comunicación escrita, el consejero de las distintas filiales de la OLEI y ser siempre Bernardino, una de las columnas pioneras e inquebrantables dentro de nuestra comunidad.

Bernardino Goldemberg falleció el 27 de agosto a la edad de los 100 años, ayer al recibir la noticia manejaba en mi coche rumbo a Tel Aviv y pensé inmediatamente, ¡qué tan corta es nuestra vida!, algunos dirán… pero ¡Bernardino vivió un Siglo!, yo diría un siglo que pareció una tarde de invierno.

Hoy en la OLEI junto con todas sus filiales nos invade la tristeza pero el rastro que dejó la existencia de nuestro Gran Secretario General, ha sido el mejor regalo para todos, el legado que no se olvidará, el ejemplo para la próximas generaciones y el recuerdo que siempre estará en nuestros corazones, en cada actividad, en cada logro conseguido y en la sonrisa de cada Ole Jadash al llegar, vivir y desarrollarse en nuestro hermoso país Israel.

Bernardino siempre fue el represéntate de los jóvenes a pesar de su avanzada edad, su alegría de vivir, su forma positiva de pensar, su alma emprendedora y caritativa que permitió que viéramos nacer y crecer la OLEI Batiam y el resurgimiento de nuestras filiales y la OLEI Central en tiempos difíciles.

Describir la personalidad, las múltiples actividades desarrolladas por quien convirtió el cargo de Secretario General en una base pionera e inquebrantable de nuestra institución sería imposible a través mi modesta carta.

Bernardino supiste aprovechar bien el tiempo, nunca te irás por completo, tu esencia se queda, tu voz se escucha y tu recuerdo siempre vivirá con mucho orgullo en cada ole jadash, en cada miembro de la OLEI y en nuestros sueños a cumplir.

León Amiras.

Deja tu comentario en Facebook a través de esta publicación: 

https://www.facebook.com/olei.org.il/photos/a.1425037047801040/2117565325214872/?type=3&theater