CAZUELA DE HIGADITOS DE POLLO

Cocina Judia
Tipo y tamaño de letra

BIENVENIDO SHABAT A MI MESA
Es en Shabat que la tradición y todo su sentir se visten de gala: se recibe con el encendido de las velas, antes de que se oculte el sol el viernes ("esas velas" que iluminan desde el corazón, el hogar), y más tarde, la bendición del vino en el Kidush y del pan; se despide con la ceremonia de la Avdalá, cuando salen las primeras estrellas al finalizar el sábado. Y con la familia reunida.

BIENVENIDO SHABAT A MI MESA
Es en Shabat que la tradición y todo su sentir se visten de gala: se recibe con el encendido de las velas, antes de que se oculte el sol el viernes ("esas velas" que iluminan desde el corazón, el hogar), y más tarde, la bendición del vino en el Kidush y del pan; se despide con la ceremonia de la Avdalá, cuando salen las primeras estrellas al finalizar el sábado. Y con la familia reunida.
"La creación más genial del espíritu judío: quien alcanza a percibirlo, percibe en ese instante todo el sentido del pueblo judío". Con estas palabras, el gran poeta J.N.Bialik descubre al Shabat en su sentido más profundo.
Y es en la mesa donde nos reunimos, nos unimos para la celebración de Shabat. Entonces nos preocupamos y nos ocupamos de los platos que vamos a preparar para disfrutar juntos. Hoy les propongo esta
CAZUELA DE HIGADITOS DE POLLO
Ingredientes
1 kg. de higaditos de pollo
1 taza de vino a gusto
Sal y pimienta negra
1 kg. de cebollas cortadas en rebanadas finas
Rebanadas de pan integral tostadas
Elaboración
Ponemos los higaditos en una parrilla y los cocinamos "vuelta y vuelta" para que pierdan la sangre.
En una cacerola profunda ponemos dos cucharadas de aceite y las cebollas cortadas en rebanadas finas, y vamos revolviendo con cuchara de madera hasta que empiecen a ponerse transparentes. En ese momento agregamos los higaditos de pollo precocidos y el vino.
Cocinamos a fuego suave, removiendo con cuchara de madera, hasta que se cocine todo bien. Sazonamos con sal y pimienta negra molida en el acto y servimos cada higadito sobre una tostada de pan integral. No necesita nada más ya que es un plato completo. Que lo disfruten con felicidad.
Receta elegida del libro "El Sabor de los Recuerdos" de Silvia Ginerman