PASTEL DE POLLO SALA – DULCE

Cocina Judia
Tipo y tamaño de letra

Si los sabores sala – dulces (que no es lo mismo que "agri – dulces") les gustan, esta receta va a entrar en la categoría de "predilecta".

Si los sabores sala – dulces (que no es lo mismo que "agri – dulces") les gustan, esta receta va a entrar en la categoría de "predilecta".
Esta receta es muy cómoda para servir en Shabat, caliente, tibia o fría. Pruébenla y después, me cuentan. Además, podemos tener este pastel cortado en porciones, envuelto adecuadamente, en el freezer, hasta dos meses. Luego lo dejaremos descongelar a temperatura ambiente y le daremos un "toquecito" de horno. Quedará como recién hecho.
PASTEL DE POLLO SALA – DULCE
Ingredientes para la masa
5 tazas de harina
6 cucharaditas de polvo de hornear
1 cucharadita de sal
1 taza de aceite
1 y ¼ tazas de agua hirviendo
Ingredientes para el relleno
4 tazas de pollo cocido y desmenuzado
2 tazas de pasas de uva rubias
½ taza de salsa kétchup
¼ taza de azúcar rubia
Sal y pimienta negra molida
3 huevos
1 taza de avena laminada fina
Elaboración
Cocinamos el pollo en el horno, sin piel y rociado con jugo de limón. Luego deshuesamos y molemos o picamos chiquito.
Preparamos la masa mezclando todos los ingredientes secos y luego volcamos el aceite y agua hirviendo. Revolvemos formando un lindo bollo y estiramos la mitad sobre la mesada enharinada. Forramos una asadera con esta mitad de masa y cocinamos en horno moderado, hasta que pierde la cara de cruda.
Mientras tanto mezclamos el pollo molido o picado con las pasas de uva, salsa kétchup, azúcar rubia, sal y pimienta. Batimos apenas los huevos, agregamos la avena y volcamos en la mezcla.
Ponemos toda la preparación del relleno en la tarta precocida, alisamos y cubrimos con la otra mitad de la masa, también estirada. Pinchamos con un tenedor marcando las porciones y pintamos con yema. Por arriba espolvoreamos con azúcar rubia o azúcar impalpable.
Cocinamos en horno moderado (180º), hasta que se dore bien parejo.
Se puede servir, caliente, tibio o frío. Y como les dije al principio: también conservarlo en el freezer: cuando se enfría totalmente, se corta en porciones y se disponen en una bandeja. Cubrimos con una bolsa adecuada, bien cerrada y conservamos hasta dos meses.
Que lo disfruten.
Shabat shalom!
Receta elegida del libro "Pasión por el sabor" de Silvia Ginerman