Zorros, hienas, y otros animales tendrán su propio puente en la Carretera 1

Miscelaneas
Tipo y tamaño de letra

El proyecto de ampliación y remodelación de la Carretera 1, que va de Jerusalén a Tel Aviv, emprendido el gobierno de Israel, costará unos $800 millones de dólares, y su objetivo es hacer el viaje más seguro y cómodo no sólo para el público sino también para los animales de la zona.

El proyecto de ampliación y remodelación de la Carretera 1, que va de Jerusalén a Tel Aviv, emprendido el gobierno de Israel, costará unos $800 millones de dólares, y su objetivo es hacer el viaje más seguro y cómodo no sólo para el público sino también para los animales de la zona.

Aunque la abundante fauna que se encuentra en las colinas al oriente de Jerusalén no usará la carretera, los animales necesitan tener acceso a alimento y hábitats a ambos lados de la ruta. Por este motivo se ha construido en el nuevo trazado un "eco-puente" elevado de 70 mts. de ancho y de seis kms. de largo entre Sha'ar Hagai y el cruce de Shoresh, cerca a la Carretera 3955.

"El paso elevado es necesario porque la ruta de la carretera, a su paso por las colinas de Jerusalén, atraviesa áreas que constituyen hábitats naturales para cientos de especies de animales y plantas", dijo David Landesman, director del proyecto, del cual está a cargo la Compañía Nacional de Infraestructuras del Transporte Netivei Israel.

"Hay docenas de variedades de animales en la zona, entre ellos ciervos, gacelas, jabalíes, zorros, chacales, hienas, puercoespines y muchos reptiles", dijo Landesman. "La construcción de este puente ecológico es para permitir el paso seguro de todos los animales de los alrededores y hará de la Carretera 1 una de las carreteras pavimentadas más ecológicas del país en los próximos años".

El diseño fue hecho con la asistencia de consultores en paisajismo, medio ambiente y arquitectura, dijo Landesman, y la colaboración con la Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel, con énfasis en los aspectos ecológicos y naturales del lugar.

Por suerte, los constructores pudieron aprovechar los 200.000 mts. cúbicos de tierra excavada provenientes de un proyecto de construcción cercano de túneles ferroviarios para unir Jerusalén y Tel Aviv. Según Landesman, se necesitaron 5.000 viajes de camión para llevar la tierra hasta donde se construye el puente.

El proyecto de construcción completo incluye también planificación paisajística para preservar y restaurar cientos de hectáreas de vegetación a ambos lados de la carretera, y reponer 30.000 bulbos de flores en el Parque Rabin, que es administrado por el Fondo Nacional Judío, cerca a Sha'ar Hagai y la Carretera 38.

Landesman dijo que este no es el primer puente ecológico en Israel. "Los animales que intentan atravesar carreteras de tráfico denso sufren atropellos y en ocasiones causan accidentes", agregó. "Netivei Israel trabaja en colaboración con expertos en ecología para facilitar cruces seguros para ellos".

Se espera que la nueva carretera, que será más ancha, ofrezca nuevas ventajas ecológicas para el público y los animales de la región al reducir el consumo de gasolina y la polución del aire. Tendrá, igualmente, sofisticados sistemas electrónicos para el control del tráfico, tales como cámaras, sensores y detectores.

La construcción es considerada uno de los proyectos más importantes en los que se han embarcado el Ministerio de Transporte, Infraestructuras y Seguridad Vial, y Netivei Israel.