Purim, una Festividad Actual

Miscelaneas
Tipo y tamaño de letra

Los judios del mundo han conmemorado en todas las épocas, esta festividad donde se recuerda uno de los momentos mas difíciles por los que nuestro pueblo ha tenido que pasar. Desde el punto de vista histórico, recordamos a la heroina Esther, cada 14 de Adar -según el calendario judio-, donde otra vez un milagro logró salvar a nuestro pueblo de la desaparición forzada por parte de nuestros enemigos y gracias a su actitud temeraria y generosa -interviniendo ante el rey Ajashberosh- para denunciar un complot de Amán, quien deseaba asesinar a todos los judios. Su arriesgada acción, aún a costa de su propia vida, logró cambiar el curso de la historia y colocar en lugar de éste personaje siniestro, a su tio Mordejai.

Los judios del mundo han conmemorado en todas las épocas, esta festividad donde se recuerda uno de los momentos mas difíciles por los que nuestro pueblo ha tenido que pasar. Desde el punto de vista histórico, recordamos a la heroina Esther, cada 14 de Adar -según el calendario judio-, donde otra vez un milagro logró salvar a nuestro pueblo de la desaparición forzada por parte de nuestros enemigos y gracias a su actitud temeraria y generosa -interviniendo ante el rey Ajashberosh- para denunciar un complot de Amán, quien deseaba asesinar a todos los judios. Su arriesgada acción, aún a costa de su propia vida, logró cambiar el curso de la historia y colocar en lugar de éste personaje siniestro, a su tio Mordejai.

Desde un punto de vista religioso, siempre este episodio será recordado y nunca olvidado. Incluso cuando el Mesias llegue y desaparezcan muchas festividades, Purim seguirá viva en la recordación de nuestro pueblo. Una de las caracteristicas en esta fecha, es la lectura de la Meguilat Esther, que se realiza a una gran velocidad y donde todos los asistentes,-que siguen o escuchan la lectura-, reaccionan con gritos y ruidos cada vez que se menciona al personaje Amán. Una forma de repudiar y hacer recordar a todas las generaciones que seres despreciables y enemigos de nuestro pueblo, no serán olvidados, como Hitler en nuestra era mas cercana y como todos aquellos iluminados que aparecen permanentemente difundiendo su odio y que uno tras otro desaparecen de la humanidad.

Otro hecho relevante, es que en ese dia, los judios deben ayunar, igual que como lo hizo nuestro pueblo para rogar a Dios y lograr así ser escuchado y terminar con las maldición del Primer Ministro y sus 10 hijos. En la actualidad, algunos gobernantes también aprovechan sus fracasos para maldecir o perseguir a los judios en sus paises. Curiosamente vemos como uno a uno van desapareciendo y junto a ellos sus maldiciones. La historia se repite constantemente. Los ciclos de peligro nos siguen acechando. Por eso es tan importante revivir cada año esta festividad y no solo rezar, ayunar y releer la Meguilat o Rollos de Esther. También debemos disfrazamos nosotros y nuestros hijos para celebrar con Adloiadas - desfiles-, en todas las ciudades de Israel y con fiestas comunitarias en toda la diáspora y tomar alcohol hasta sentirse mareado -Ad lo iadá-, es decir hasta no poder recordar o mejor dicho discernir.

Parecería un contrasentido, rezamos, ayunamos, nos disfrazamos....., es verdad, pero tal vez es el mejor resumen de la vida misma; en especial el de nuestro pueblo, que tanto ha tenido que sufrir a lo largo de toda la historia humana. Recordamos, pero tambien reimos, sufrimos, pero también disfrutamos de estar vivos y de dejar a todos nuestros enemigos humillados y perdidos a lo largo de los siglos. Como siempre, no nos olvidamos del prójimo, debemos dar regalos -mishloaj manot-, realizar banquetes y por supuesto, acordarnos de los mas necesitados, ya sea con alimentos como con donaciones.

Somos un pueblo libre, poseedores de uno de los paises mas hermosos y prósperos del planeta tierra. Estamos orgullosos de vivir en nuestro Estado de Israel, -el milagro moderno que nos tocó vivir a nuestra generación-. Pasaremos también nosotros por este mundo, pero Purim permanecerá en nuestro pueblo. Los Amán volverán y se multiplicarán, pero nuestros hijos y los hijos de ellos los vencerán. Como pasó con la Reina Esther y como seguirá pasando con todas las generaciones que seguiran protegiendo nuestros valores y nuestras tradiciones. Melodias, como la plegaria de Shoshanat Ya'acov o Al Ha Nissim -por los Milagros-, nos acompañaran eternamente.

Jag Purim Sameaj !