Entrevista. Para Aharon Erlich, profesor y guía argentino de Yad Vashem “la herida sigue abierta” tras 70 años de finalizado el Holocausto

Opinión
Tipo y tamaño de letra

Itongadol/AJN.- Este año Iom Hazikaron, el Día de Recordación de los Soldados Caídos y Víctimas del Terrorismo, se efectuará próximo a cumplirse el 70º aniversario de la finalización de la Segunda Guerra Mundial. El profesor Aharon Erlich destacó, a la Agencia Judía de Noticias, que se recordarán a 23.320 soldados caídos y a las víctimas del terrorismo, incluyendo los 116 que perdieron sus vidas el año pasado.

Itongadol/AJN.- Este año Iom Hazikaron, el Día de Recordación de los Soldados Caídos y Víctimas del Terrorismo, se efectuará próximo a cumplirse el 70º aniversario de la finalización de la Segunda Guerra Mundial. El profesor Aharon Erlich destacó, a la Agencia Judía de Noticias, que se recordarán a 23.320 soldados caídos y a las víctimas del terrorismo, incluyendo los 116 que perdieron sus vidas el año pasado.

Este año el Iom Hazikarón, Día de Recordación de los Soldados Caídos y Víctimas del Terrorismo, se efectuará próximo a cumplirse el 70º aniversario de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y será recordado en Israel y el mundo judío el próximo martes y miércoles. Aharon Erlich, guía argentino de Museo Memorial Yad Vashem de Jerusalem, remarcó que ante este día "la herida sigue abierta", en diálogo con la Agencia Judía de Noticias, explicando que se se recordarán a 23.320 soldados caídos en defensa del país y a las víctimas del terrorismo, incluyendo los 116 que perdieron sus vidas el año pasado.

Erlich también se refirió a la conmemoración de Iom Hashoá, Día de Recordación del Holocausto, que se llevó a cabo el miércoles y el jueves pasado, y aseguró que "La Shoá y sus consecuencias, a pesar de que el tiempo pasa, constituyen un dolor constante de esa herida que no termina de cicatrizar. Duele aún más cuando vemos que el mundo no asumió todas las enseñanzas que nos dejó el Holocausto y que vuelve a caer en los mismos errores del pasado", expresó. También manifestó que su síntesis es "Nunca más", y que "Debemos recordar la página más oscura de nuestra historia como pueblo, para que algo así no vuelva a suceder. Por medio de mi trabajo como guía en el Yad Vashem trato de transmitir no solamente datos históricos y hechos importantes del pasado que deben ser recordados, sino también de crear sensaciones personales, sentimientos de identificación".

"Además intento ser el motivador de un mayor interés en el tema por parte de los visitantes y por sobre todo, que cada uno pueda reflexionar para pueda determinar qué vio y qué sintió durante la visita y después de esta", explicó.

El argentino también remarcó el hecho de que visitar el Yad Vashem constituye "una obligación moral que se convierte en un compromiso personal para seguir transmitiendo aquellos mensajes que no se pueden ni deben ignorar". "Es importante que las nuevas generaciones conozcan, estudien, investiguen y se interesen por el tema. Y cuanto antes uno pueda cumplir con esa obligación – mejor", aseguró.