Las elecciones en Israel y sus resultados

Opinión
Tipo y tamaño de letra

Los resultados de las elecciones no dejaron un panorama claro. Ningún partido político cuenta, en el momento de escribir estas líneas, con una mayoría en la Knesset que le permita formar gobierno. La Knessset (parlamanto israelí) cuenta con 120 miembros y para que haya gobierno es necesario que el candidato a formarlo cuente con la mayoría absoluta de los votos en Knesset, es decir 61votos.

Los resultados de las elecciones no dejaron un panorama claro. Ningún partido político cuenta, en el momento de escribir estas líneas, con una mayoría en la Knesset que le permita formar gobierno. La Knessset (parlamanto israelí) cuenta con 120 miembros y para que haya gobierno es necesario que el candidato a formarlo cuente con la mayoría absoluta de los votos en Knesset, es decir 61votos.
Desde la creación del Estado de Israel hace ya 71 años, ningún partido político contó con 61 escaños en la Knesset, siempre fue necesario formar coalición con otros partidos. Y de hecho esto trajo consigo varios períodos de crisis gubernamentales. Estas fueron creadas por diferencias de opiniones entre los partidos que formaron las coaliciones. Basta con que uno de los partidos que forman la coalición gubernamental que garantiza que haya 61votos en la Knesset decida votar en contra del gobierno en un voto de desconfianza para que el gobierno caiga.
La historia de Israel nos muestra que la estabilidad política no es de las mejores. La Knesset que se acaba de elegir es la número 22. En 71 años de existencia hubo ya 10 veces elecciones adelantadas. Los dos actos eleccionarios que hubo este año fueron los dos adelantados. En los últimos 30 años todas las elecciones fueron adelantadas, ninguna terminó su mandato. La última vez que se realizaron las elecciones de acuerdo a la fecha estipulada fue en 1988, luego del gobierno de unidad nacional.
Las elecciones para la Knesset 21 tendrían que que haber sido recién en noviembre de 2019. Pero en la segunda mitad del 2018 la Knesset 20 decidió ir a elecciones adelantadas en abril de este año. Luego de finalizadas estas elecciones y al no poderse formar gobierno, nuevamente la Knesset votó por adelantar las elecciones.
Con respecto al gobierno, la inestabilidad es mayor. El gobierno que será elegido luego de éste último acto electoral será el gobierno 35 !!. En 71 años de existencia Israel ya tuvo 34 gobiernos.
Para lograr mayor estabilidad Israel intentó en el pasado la elección directa del Primer Ministro en un voto separado de la Knesset. Este método fue finalmente desechado. En el año 2014 se aumentó el porcentaje mínimo de votos que cada partido debe recibir para ser representado en la Knesset. Pero de acuerdo a los resultados obtenidos en los dos últimos actos eleccionarios, esto tampoco resolvió el problema.
No sabemos aún cuál será el gobierno luego de estas últimas elecciones. Ya hubo en el pasado situaciones similares a las que estamos pasando hoy día. Ya tuvimos una de las veces gobierno de unidad nacional con rotación en el cargo de Primer Ministro. Esto fue en el año 1984 donde ni la derecha ni la izquierda lograron formar gobierno. Y se llegó a un gobierno donde Shimon Peres fue Primer Ministro durante los primeros dos años y Itzhak Shamir durante los dos años siguientes.
Otro de los problemas que plantea el sistema de las coaliciones es que en la mayoría de los casos ésta tiene un precio. En numerosos casos el o los partidos que se suman a la coalición gubernamental exigen un precio para su apoyo. Estos partidos representan a un público determinado y éstos exigen beneficios específicos para este público.
Israel no es el único país con problemas de estabilidad gubernamental. La mayoría de los países europeos tienen un sistema de gobierno similar al de Israel, parlamentario. Y sabemos que varios de esos países sufren del mismo problema que tiene Israel, dificultad en formar gobierno.
Por otro lado, los sistemas de gobierno presidenciales no sufren de este problema. El Presidente es elegido por voto directo y los parlamentos no pueden derrocarlo. Si el presidente tiene al parlamento en su contra puede resultarle difícil gobernar pero no puede ser derrocado por éste. En los gobiernos parlamentarios el Primer Ministro es elegido por el parlamento y éste puede también derrocarlo en un voto de desconfianza.
Esperemos que a la brevedad posible pueda formarse en Israel un gobierno que reciba el mayor apoyo posible y que no sea necesario ir a nuevas elecciones.