Rosh Hashana y Iom Kipur en Israel

Opinión
Tipo y tamaño de letra

Desde los días previos a Rosh Hashana hasta Iom Kipur Israel se transforma.
Los chicos que han comenzado los colegios retoman sus vacaciones durante las fiestas , incluída la semana de Sucot.

Desde los días previos a Rosh Hashana hasta Iom Kipur Israel se transforma.
Los chicos que han comenzado los colegios retoman sus vacaciones durante las fiestas , incluída la semana de Sucot.
Los supermercados y mercados se llenan de gente que necesita abastecerse de comestibles para festejar la noche de Rosh Hashana. También se compran regalos, otra costumbre de Rosh Hashana, de empezar el año con algo nuevo.
Acostumbramos a enviar augurios de un buen año a nuestra familia y amigos. En una época, no hace mucho, se compraban tarjetas de Shana Tova en todos los rincones del país y se enviaban por correo. Hoy día con los avances tecnológicos estos augurios se hacen generalmente via electrónica.
Y llegamos finalmente al día de Iom Kipur donde ocurre todo lo contrario a esos días ajetreados. El país se para prácticamente, salvo los servicios de emergencia y de defensa.
Durante todos los días hábiles somos testigo del congestionamiento de las carreteras y de las centenas de miles de medios de transporte que surcan por ellas. El día de Iom Kipurparecería como que vivimos en otro mundo. No se ven automóviles por las calles.
El respeto del judío por las fiestas tradicionales especialmente en Israel es elogiable. En un país donde casi diariamente escuchamos polémicas sobre temas políticos o religiosos es digno de mencionar la solidaridad del pueblo de Israel y el respeto a la tradición.
Pese a todos los temas de la vida diaria que muchas veces nos distancian a unos de otros, cuando es necesaria la ayuda y el apoyo, el pueblo de Israel está unido. Israel es uno de los países donde existe la mayor cantidad de organizaciones de apoyo y ayuda en el mundo. Miles de organizaciones existen para ayudar especialmente en aquellos casos donde el Estado queda corto de medios. Organizaciones de ayuda para enfermos de cáncer y otras enfermedades, para niños descapacitados física o mentalmente, para donaciones de trasplante de médula, y otros tantos miles. Incluso en días especiales, los niños de los colegios van casa por casa solicitando donaciones para diferentes organizaciones.
Qué agradable y que satisfacción da ver esa cara del pueblo de Israel.
La OLEI es una de esas organizaciones. La ayuda y apoyo que la OLEI y sus voluntarios brindan a los olim de habla hispana y portuguesa sean nuevos o ya veteranos en el país nos llena de orgullo y satisfacción.
Para finalizar quiero augurar a cada uno de los lectores, al pueblo judío en Israel y en el resto del mundo mis mejores deseos de un año pleno de satisfacciones y salud en nombre de todos los integrantes de la OLEI en el cual me incluyo.
Shana tova y Gmar jatima Tova.