No estamos solos

Opinión
Tipo y tamaño de letra

El jueves pasado, en un debate presidencial republicano, los candidatos se enfrentaron sobre quién era el mayor partidario de Israel. Al mismo tiempo, varios de los principales senadores Demócratas promovían vigorosamente un proyecto de ley que prohibirá los boicots comerciales contra Israel. Y The Wall Street Journal publicó el sábado, en un lugar destacado, un artículo que pintaba a Israel bajo una luz favorable.

Durante el fin de semana, hablé en un evento organizado por Mishelanu, un grupo de estudiantes establecido por el Consejo Americano israelí. Cientos de jóvenes judíos vinieron de todas partes de EE.UU. para aprender más acerca de Israel y para identificarse y expresar su apoyo.

Así que los candidatos presidenciales de todas las franjas, los medios de comunicación y los judíos jóvenes están demostrando que Estados Unidos todavía está con nosotros, a pesar de los intensos esfuerzos del movimiento de boicot contra Israel de los últimos años.

Está de moda decir que la situación en Israel es mala y que estamos aislados, como si las cosas fueran buenísimas en el resto del mundo y sólo nosotros viviéramos en la Edad de Piedra. Cuando todo es político, está permitido no decir nada.

Recordemos que David Ben Gurion, el visionario sionista que sirvió como el primer primer ministro de Israel, comprendía adecuadamente la región en la que vivimos. Es por eso que forjó alianzas con Irán y Turquía. Desde entonces, Irán padeció una revolución islámica. Y Turquía está ahora gobernada por un oportunista que cambia de política de acuerdo con las necesidades del momento. Así que el Primer Ministro, Benjamin Netanyahu, ha creado nuevas alianzas de mucha importancia estratégica con Chipre y Grecia. No es de extrañar que los turcos estén ansiosos. Préstese atención a las señales que Turquía está enviando ahora a Israel. En un Medio Oriente que está cambiando para peor, Turquía se da cuenta de que es mejor estar en el campo de Israel.

El jueves pasado, en un debate presidencial republicano, los candidatos se enfrentaron sobre quién era el mayor partidario de Israel. Al mismo tiempo, varios de los principales senadores Demócratas promovían vigorosamente un proyecto de ley que prohibirá los boicots comerciales contra Israel. Y The Wall Street Journal publicó el sábado, en un lugar destacado, un artículo que pintaba a Israel bajo una luz favorable.

Durante el fin de semana, hablé en un evento organizado por Mishelanu, un grupo de estudiantes establecido por el Consejo Americano israelí. Cientos de jóvenes judíos vinieron de todas partes de EE.UU. para aprender más acerca de Israel y para identificarse y expresar su apoyo.

Así que los candidatos presidenciales de todas las franjas, los medios de comunicación y los judíos jóvenes están demostrando que Estados Unidos todavía está con nosotros, a pesar de los intensos esfuerzos del movimiento de boicot contra Israel de los últimos años.

Está de moda decir que la situación en Israel es mala y que estamos aislados, como si las cosas fueran buenísimas en el resto del mundo y sólo nosotros viviéramos en la Edad de Piedra. Cuando todo es político, está permitido no decir nada.

Recordemos que David Ben Gurion, el visionario sionista que sirvió como el primer primer ministro de Israel, comprendía adecuadamente la región en la que vivimos. Es por eso que forjó alianzas con Irán y Turquía. Desde entonces, Irán padeció una revolución islámica. Y Turquía está ahora gobernada por un oportunista que cambia de política de acuerdo con las necesidades del momento. Así que el Primer Ministro, Benjamin Netanyahu, ha creado nuevas alianzas de mucha importancia estratégica con Chipre y Grecia. No es de extrañar que los turcos estén ansiosos. Préstese atención a las señales que Turquía está enviando ahora a Israel. En un Medio Oriente que está cambiando para peor, Turquía se da cuenta de que es mejor estar en el campo de Israel.

¿Y Europa está realmente contra nosotros? La canciller alemana, Angela Merkel, ha reconocido recientemente que las condiciones actuales no están maduras para un acuerdo de paz entre Israel y Palestina basado en la solución de dos estados. No es que no quiera la paz. Más bien, parece que ve cosas que otros prefieren pasar por alto por razones políticas.

Tampoco nos olvidemos de China e India, países cuyas poblaciones son mucho mayores que las de todas las naciones occidentales sumadas. Los vínculos de Israel con China e India son cada vez más fuertes. E incluso Rusia, que actualmente está operando en Siria como parte del "Eje del Mal" allí, entiende que lo mejor es coordinar sus actividades con Israel. Las reuniones de Netanyahu con el presidente ruso Vladímir Putin en el último medio año no fueron ningún secreto, y el Presidente Reuven Rivlin pronto visitará Moscú.

En cuanto a África, vemos que el presidente keniano visitó recientemente Israel y Netanyahu irá a Uganda este verano con motivo del 40º aniversario de la operación Entebe. Uganda, que era hostil a Israel durante la era de Idi Amin, ya no nos rehúye.

Pero todos estos hechos son dejados de lado cuando el Primer Ministro Británico, David Cameron, expresa estar conmocionado por la construcción israelí en Jerusalén oriental. Yo estaba en Londres en 2011, cuando una ola de violencia se apoderó de la ciudad, y también yo me conmocioné. Visité un suburbio de Londres y me quedé estupefacto por la ira de sus residentes. Y durante mi época de periodista israelí en París, vi el barril de pólvora que se estaba formando entre los frustrados inmigrantes. Así que ¿Por qué el Reino Unido y Francia no son aislados por el mundo debido a estas situaciones?

El hecho de no proporcionar una imagen completa es un tipo de mentira. Es cierto que la nuestra no es la situación ideal, dado que ahora nos enfrentamos a terroristas individuales en lugar de ejércitos organizados, lo que hace que la victoria total sea casi imposible de lograr. Y mientras que Israel tiene interés en hacer la paz con los palestinos, esto sería más fácil si los palestinos hicieran primero la paz entre ellos.

Hace unos meses, Scott Kelly estableció un récord de mayor tiempo de permanencia en el espacio por un astronauta estadounidense. Cuando regrese a la tierra esta semana, Kelly encontrará que entre los 193 estados miembros de la ONU, hay uno orgulloso llamado Israel. Pero, por supuesto, hay algunos entre nosotros que, por estrechas razones políticas, les gustaría enviarnos al espacio para reemplazar a Kelly.

http://www.israelhayom.com/site/newsletter_article.php?id=32109?