La ONG UN Watch nos informa que en la última semana el Consejo de DDHH de la ONU tomó resoluciones con la siguiente equidad y equilibrio. Una sobre cada uno de estos países referente a lo que el Consejo considera violaciones a los derechos humanos: Corea del Norte, Myanmar, Libia, Siria, Irán y Estados Unidos. Ninguna sobre Venezuela, Zimbabwe, Paquistán, Somalia, Argelia, Turquía, Rusia, China, e Irak.

LA PALABRA – Los tiempos que estamos viviendo son una escuela muy exigente, pero eficaz, de aprendizaje sobre la vida. Hemos tenido la suerte de gozar de unas décadas excepcionales en la historia del mundo en las que, a pesar de pequeños zigzagueos, la tendencia hacia un mayor grado de libertades era constante. No podemos sino asombrarnos de algunos logros en terrenos como los derechos de las mujeres, aunque seamos conscientes del camino que nos falta recorrer por alcanzar una igualdad, especialmente fuera del mundo occidental. Pero el avance más espectacular ha sido el de la esperanza de vida, gracias a las mejoras en la sanidad y la alimentación, pero no exclusivamente. Ahora, esos avances científicos y tecnológicos resultan insuficientes no sólo para combatir: ni siquiera para comprender a qué nos enfrentamos. Tardamos muy pocas semanas en descifrar la composición bioquímica del enemigo invisible e inanimado que nos amenaza, pero nos sentimos inermes para vencerlo.

En el mundo existe una gran demanda de tecnologías israelíes incluso en esta época del virus Corona, entre ellos en el sector de la llamada salud digital.
Es éste uno de los motores de crecimiento actuales y puede transformarse en una fuente de ingresos.

LA PALABRA – Muchas voces ya nos anuncian que, cuando superemos la actual crisis sanitaria mundial, muchas cosas van a cambiar. Es lo que se empieza a llamar nueva normalidad. Lo que queda claro, comenzando por esta expresión, es que la transformación ya ha empezado por el lenguaje. ¿Qué es una nueva normalidad? ¿En qué se diferencia de una revolución radical? En nada. Después de la Revolución Rusa se impuso una nueva normalidad, al igual que en la de los ayatolás en Irán o tras la conquista de Constantinopla. Puede que al principio cueste aceptarla, pero una vez dentro del nuevo sistema, llegará un momento en que nos parezca la norma.

Semanario Hebreo Jai- por Ana Jerozolimski

Magen David Adom: 90 años salvando vidas

Este domingo 7 de junio se cumplieron 90 años desde la creación en 1930 de la organización de asistencia médica urgente Magen David Adom, cuyo registro fue aprobado por el Alto Comisionado del Mandato Británico en Palestina. El título: Asociación para Asistencia Rápida.

Hace ya largas semanas que Israel está pasando por una época difícil, al igual que la mayoría de los países del mundo a causa del virus Corona.
Las medidas tomadas por el gobierno para enfrentar esta situación son duras: cierre de todos los centros de estudio, sinagogas iglesias y mezquitas, cierre de negocios y restricción de la libertad de movimiento de la población.

La crisis mundial provocada por el virus Corona ha puesto de manifiesto la importancia de la salud pública.
Israel logró contener el contagio masivo por el virus gracias a una visión adelantada de los posibles consecuencias. El Ministerio de Salud israelí demostró ser efectivo y eso, aún antes de les servicio médico propiamente dicho, lo transforma en uno de los servicios de salud pública mejores del mundo.

Israel cumple 72 años de existencia. Es increíble pensar en todo lo que se ha hecho en estos 72 años de existencia a pesar de ser un país que comenzó su existencia con una guerra por la supervivencia y con pocos recursos humanos y materiales. Un país que hasta hoy día debe velar constantemente por su seguridad. Un país que en un principio absorbió decenas de miles de refugiados de Europa y países árabes, a los que había que brindarles vivienda y alimentos, que tenía que luchar, al mismo tiempo contra enemigos que decidieron que el Estado de Israel debe ser eliminado antes de nacer.

LA PALABRA – Durante cuatro décadas la capital de la República Federal de Alemania fue Bonn y la de la República Democrática Alemana, Berlín. Sin embargo, tras la caída del Telón de Acero transmutado en cemento en el muro que dividía la ciudad y la consiguiente reunificación, Berlín volvió a ser, como siempre lo fue la capital de Alemania, un país que en realidad comenzó a existir como una única entidad nacional hace relativamente muy poco.

Estimados Olim,
La Organizacion Latinoamericana, España y Portugal en Israel (OLEI) está con ustedes y para ustedes, a pesar de que la crisis del Corona Virus nos hace permanecer a cada uno en su casa.
Uno de los objetivos fundamentales de nuestra Organización es ayudar a nuevos olim y residentes temporarios de habla hispana y portuguesa con el fin de facilitarles el proceso de absorción e integración al país. Hoy, este papel es más relevante que nunca. Con ese fin, hemos reclutado a decenas de nuevos voluntarios para brindar una respuesta efectiva y acorde a la situación que nos toca vivir.

Página 1 de 44