Luego de que dos animales del plantel de perros de la Guardia Republicana confirmaran la presencia de un artefacto explosivo, los efectivos presentes decidieron activar el protocolo de actuación. A los pocos minutos, la Policía de Tránsito cortaba la calle, los Bomberos monitoreaban la evacuación parcial de la torre y la Brigada de Explosivos comenzaba a desplegarse.

Lugar de los tiroteos y cinco muertos

En la foto: Lugar de los tiroteos y cinco muertos

Cuatro detonaciones y un tiroteo. Un grito colectivo de ansiedad. La silueta aturdida de varios rehenes corriendo hacia el vacío. Y un número impreciso de caídos, que se fue oscureciendo con el paso de los minutos. Con esta acelerada secuencia terminó este viernes, pasadas las cinco de la tarde, la toma de rehenes urdida por Amedy Coulibaly en un supermercado judío situado junto a la Puerta de Vincennes, en la frontera este de la capital francesa, en un barrio limítrofe y sin nombre, de clase media y cierta multiculturalidad. El secuestro se produjo en una ciudad ya sumamente angustiada y, por momentos, rendida al pánico tras el atentado contra el Charlie Hebdo, y al mismo tiempo que el cerco a sus supuestos autores.

Página 42 de 42