Una empresa china operará el nuevo puerto de Haifa

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

Una comisión de licitaciones internacionales de la Compañía de Puertos de Israel decidió que la compañía china, Shanghai International Port Group (SIPG), que opera el puerto de aguas profundas y el puerto más grande del mundo para la carga de contenedores de Shangai, operará el nuevo puerto privado que se está desarrollando en la Bahía de Haifa.

Una comisión de licitaciones internacionales de la Compañía de Puertos de Israel decidió que la compañía china, Shanghai International Port Group (SIPG), que opera el puerto de aguas profundas y el puerto más grande del mundo para la carga de contenedores de Shangai, operará el nuevo puerto privado que se está desarrollando en la Bahía de Haifa.
SIPG entró en la licitación para operar las instalaciones al final del proceso, presentando una oferta después de la primera ronda de licitaciones. Resultó que SIPG será la empresa que operar el nuevo puerto de Haifa, con un contrato de 25 años que se espera comience en el 2021. El ministro de Transporte, Israel Katz, denominó la decisión como un "día histórico" para Israel.
"El grupo chino que ganó la licitación introducirá la competencia en el sector, su logro es una expresión de confianza en el Estado de Israel de una superportencia, que decidió invertir millones de shékels en Israel y convertir el puerto en un centro internacional de carga para todo el mundo".
La
oferta ganadora por SIPG refleja los crecientes lazos comerciales entre Israel y China y se produce un mes antes de la venta de Tnuva, el mayor fabricante de alimentos de Israel, a Bright Food Group de China.
Mientras que el primer ministro Biniamín Netanyahu y muchos líderes de negocios están animando la tendencia, otros han expresado su preocupación por el creciente papel de China en la economía israelí.
El nuevo puerto de Haifa - y un segundo en Ashdod - están destinados a competir con dos puertos adyacentes de propiedad del gobierno. El proyecto de puertos privados, que Katz ha venido defendiendo, tiene como objetivo impulsar la competencia en el sector, donde los poderosos sindicatos han impuesto reglas que hacen las operaciones costosas e ineficientes, elevando los precios de los productos importados.
La nueva instalación de Haifa está siendo construida por Ingeniería Shapir y Ashtrom, dos empresas israelíes, a un costo de 4 mil millones de shékels. Las fuentes dijeron que SIPG espera invertir otros mil millones de shékels en equipo y mejora de la infraestructura antes de comenzar la operación.