Se espera que la nueva presidenta de la investigación de la ONU sobre la guerra de Gaza esté más balanceada hacia Israel

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

La jurista americana Mary McGowan-Davis reemplazará a William Schabas, quien renunció el lunes. Los israelíes cooperó con ella anteriormente y le entregaron documentos importantes sobre la Operación Plomo Fundido del 2009.Igualmente se espera que el reporte sea duro para el Estado Judío.

Se designó anoche a la nueva presidenta de la comisión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que investigará la última guerra entre la Franja de Gaza e Israel, tras la renuncia de William Schabas, luego de que se revelara que había entregado opinión legal en nombre de la Autoridad Palestina en el 2012.

La jurista americana Mary McGowan-Davis reemplazará a William Schabas, quien renunció el lunes. Los israelíes cooperó con ella anteriormente y le entregaron documentos importantes sobre la Operación Plomo Fundido del 2009.Igualmente se espera que el reporte sea duro para el Estado Judío.

Se designó anoche a la nueva presidenta de la comisión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que investigará la última guerra entre la Franja de Gaza e Israel, tras la renuncia de William Schabas, luego de que se revelara que había entregado opinión legal en nombre de la Autoridad Palestina en el 2012.

 La nueva encargada de la investigación será la jurista americana Mary McGowan-Davis, la cual fue designada por el presidente actuante del consejo, embajador alemán Joachim Ruecker. Se considera que ella, quien había sido anteriormente miembro del panel, es mucho más justa con respecto a Israel, informó el medio israelí Haaretz.

McGowan-Davis fue presidenta del comité del CDH que implementó los descubrimientos de la misión Goldstone en la Operación Plomo Fundido del Estado Judío en Gaza en el 2009. Israel cooperó con ella en su momento y le entregó documentos importantes sobre las propias investigaciones israelíes sobre el operativo.

 En su reporte, ella criticó a Israel por la extendida duración de las investigaciones pero encontró que el Estado Judío "dedicó recursos sustanciales para investigar más de 400 quejas de mala conducta en Gaza" y que las búsquedas israelíes fueron conducidas de manera apropiada.

Su reporte fue una de las influencias que hizo que Goldstone escribiera un artículo en el que se retractó de algunas de las conclusiones de su investigación sobre la Operación Plomo Fundido.

Si los hechos informaron por McGowan-Davis hubiesen estado disponibles, se hubiese escrito un documento muy diferente, escribió Goldstone. Además revirtió su conclusión de que Israel había apuntado contra civiles de manera deliberada.