Hezbollah responderá al ataque, pero no mediante la apertura de un frente en el Golán

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

Los hijos de Imad Mughniyeh – primero Mustafa y después el  más joven Jihad –  fueron ascendidos al máximo nivel del brazo militar de Hezbollah, poco después del asesinato de su padre en febrero de 2008. No está claro cuál era el papel de Mustafa Mughniyeh en el liderazgo de Hezbollah o qué está haciendo actualmente. Pero en 2011, fue el blanco de un intento de asesinato en el distrito Dahieh de Beirut.

Los hijos de Imad Mughniyeh – primero Mustafa y después el  más joven Jihad –  fueron ascendidos al máximo nivel del brazo militar de Hezbollah, poco después del asesinato de su padre en febrero de 2008. No está claro cuál era el papel de Mustafa Mughniyeh en el liderazgo de Hezbollah o qué está haciendo actualmente. Pero en 2011, fue el blanco de un intento de asesinato en el distrito Dahieh de Beirut.

Jihad, el hijo menor de Mughniyeh, también fue distinguido poco después del asesinato de su padre, pero era demasiado joven para participar en operaciones militares reales. Sin embargo, fue enviado a Irán para reunirse con el comandante del brazo extraterritorial de la Guardia Revolucionaria  hace tres meses, incluso fue nombrado para una posición relativamente elevada en el área: el diario libanés Al Akhbar, una fuente normalmente fiable, anunció que fue nombrado titular de la cartera del Golán en Hezbollah.

El papel es inusual, incluso con el involucramiento de Hezbollah en los combates en Siria, porque casi no hay población chiíta en los Altos del Golán, y no hay lugares sagrados para los chiítas, pero hay una población variada de drusos y aldeanos sunitas, algunos de los cuales son leales al régimen de Assad, mientras que otros se oponen. Se suponía que Hezbollah ayudaría a las milicias que apoyan al régimen de Bashar Assad en la lucha contra los rebeldes entre los drusos y los sunitas y, mientras lo hacía, operaría contra Israel.

En el pasado, Hezbollah intentó ocultar sus actividades en el Golán. La razón de esto es que si Nasrallah apenas podía justificar la actividad de Hezbollah en otras partes de Siria, diciendo que estaba protegiendo a los chiítas y alauitas sirios, los hermanos de los chiítas libaneses, entonces Hezbollah seguramente no tiene ninguna razón para estar en los Altos del Golán. El lugar más cercano en el que Hezbollah participó abiertamente en batallas fue contra Jabhat al-Nusra en la ciudad de Daara en la frontera con Jordania, que está a unas pocas decenas de kilómetros de distancia de los Altos del Golán sirios.

Pero el verdadero papel de Hezbollah en los Altos del Golán, a excepción de su actividad contra los rebeldes drusos y sunitas, era crear un canal de revancha y venganza contra Israel por supuestos ataques de las FDI dentro de las fronteras de Siria. Y a la cabeza de la rama de planificación de estos ataques de venganza estaba Jihad Mughniyeh, quien murió en el ataque junto con otros dos miembros del mando superior de Hezbollah en el Golán, así como un asesor iraní de la Fuerza Quds. O como dijeron fuentes de inteligencia occidentales: “Era alguien que estaba a la cabeza de una extensa infraestructura terrorista. Jihad Mughniyeh ya había planificado y estaba preparando más ataques asesinos terroristas importantes contra Israel en los Altos del Golán”.

Por lo tanto, informaron los medios de comunicación de Hezbollah, atacar a un grupo de líderes del brazo militar del grupo no es coincidencia.

Una historia de ataques de venganza

Como se mencionó anteriormente, la rama de Hezbollah en el Golán fue responsable de los ataques de venganza contra Israel. Por ejemplo, el 24 de febrero de 2014, Israel atacó – según informes extranjeros – un convoy de armas dentro del territorio libanés con destino a Hezbollah. El ataque ocurrió en territorio libanés, como se ha señalado, por lo que Hezbollah tenía legitimidad para afirmar que Israel había violado la soberanía del Líbano y que Hezbollah, en el papel que se asignó como protector del Líbano, debe responder con decisión.

Y de hecho, nueve días después de ese ataque aéreo en territorio libanés, que informes extranjeros le atribuyeron a Israel, Hezbollah intentó colocar un gran artefacto explosivo en la valla de seguridad en los Altos del Golán. Afortunadamente, los efectivos de inteligencia de las FDI que vieron a los militantes de Hezbollah cuando se acercaban a la valla, usaron fuego de precisión para matar al menos a dos de ellos, y lograron frustrar el intento. El incidente fue incluso documentado y difundido. Pero Hezbollah no dejó de intentarlo.

Hace menos de dos semanas, una patrulla de las FDI fue alcanzada por un artefacto explosivo colocado al lado de la valla de seguridad en el Golán. Cuatro soldados de las FDI de la Brigada de Paracaidistas resultaron heridos, uno de ellos de gravedad. El dispositivo fue colocado de tal manera que, cuando los soldados se acercaron a comprobar un movimiento sospechoso en el terreno, estalló la bomba. Hezbollah no reclamó la responsabilidad, pero era bastante claro que era su obra.

También hubo incidentes previos, en los que palestinos de la organización de Ahmed Jibril lanzaron cohetes Katyusha hacia el puesto avanzado de Hermón, en respuesta a ataques israelíes en territorio sirio.

¿Qué pasará después?

La pregunta más intrigante es qué pasará después. Es perfectamente claro que Hezbollah no está actualmente interesado en una gran escalada con Israel. Pero también es claro – especialmente a la luz de la conducta de Hezbollah últimamente y del discurso de la semana pasada de su Secretario General Hassan Nasrallah – que Hezbollah está interesado en crear un nuevo equilibrio de disuasión con Israel.

¿Por qué los funcionarios de defensa estiman que Hezbollah no está actualmente interesado en una escalada? La razón principal es que los iraníes no quieren una guerra entre Israel y Hezbollah en este momento. Entrenaron a combatientes de Hezbollah y enviaron a Líbano un enorme arsenal de decenas de miles de cohetes y misiles de todo tipo para un solo propósito: para que la organización libanesa pueda descargar un fuerte y preciso golpe contra centros e infraestructuras de población israelí, en caso de que las FDI ataquen instalaciones nucleares de Irán. El régimen ayatollah no está interesado en que Hezbollah desperdicie eso en escaramuzas fronterizas que no tienen ninguna importancia estratégica para Irán. Esta es la primera y principal razón.

La segunda razón por la que Hezbollah no está interesado en una escalada es que los militantes muertos el domingo murieron en el Golán sirio, donde Hezbollah no tiene ninguna justificación para operar en contra de Israel bajo el título que se asignó como protector del Líbano. En una entrevista de la semana pasada, Nasrallah negó enérgicamente que Hezbollah haya operado en el Golán en el pasado. El propio hecho de que cinco hombres de Hezbollah murieron justo en la frontera del Golán lo presenta como un mentiroso ante el pueblo libanés, y por lo tanto es claro por qué Hezbollah no tiene ninguna legitimidad de parte de los otros grupos del Líbano, y de parte de su propio grupo chiíta, para operar en el Golán contra Israel. Hezbollah y Nasrallah se ven a sí mismos ante todo como libaneses y, según las estimaciones de los funcionarios de defensa, no tendrían ninguna prisa en arrastrar al Líbano a una guerra que no tiene ninguna clara justificación ni legitimidad.

Así que ¿qué es probable que suceda? Hezbollah no va a permanecer en silencio. En unas pocas semanas, podremos encontrar un artefacto explosivo en la valla fronteriza con Siria, o en el Monte Dov, o tal vez incluso en la frontera norte con el Líbano. Otra posibilidad es el lanzamiento de cohetes hacia centros de población en el Golán, en la esperanza de que Israel no escale la situación. También podría haber un misil antitanque contra una patrulla de las FDI en el Golán disparado por un grupo palestino pro-Assad. La organización también podría responder con un acto simbólico, como enviar un avión no tripulado a territorio israelí – una acción que perjudique el prestigio de las FDI, pero que no provocaría una respuesta desastrosa que empujaría a la región a la guerra.

Salvo que el golpe sufrido por Hezbollah sea de tal magnitud que podría, en su opinión, justificar un ataque terrorista en el extranjero contra objetivos israelíes, incluso tal vez con ayuda iraní, como el atentado contra un autobús en Burgas, Bulgaria, en julio de 2012, en venganza por el asesinato de Imad Mughniyeh.

Hezbollah no puede permitir que la muerte de cinco de su gente, incluso el hijo de Imad Mughniyeh, pase en silencio, pero dudará en actuar de una manera que lo enrede en una confrontación a gran escala con Israel. La pregunta es qué va a pasar en este intento de revancha, y cómo responderá Israel. De una forma u otra, las FDI aumentarán aún más la actividad de inteligencia en los próximos días.

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4616513,00.html

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

http://porisrael.org/2015/01/20/hezbollah-respondera-al-ataque-pero-no-mediante-la-apertura-de-un-frente-en-el-golan/