Israel, la OLEI y el Corona virus

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

Hace ya largas semanas que Israel está pasando por una época difícil, al igual que la mayoría de los países del mundo a causa del virus Corona.
Las medidas tomadas por el gobierno para enfrentar esta situación son duras: cierre de todos los centros de estudio, sinagogas iglesias y mezquitas, cierre de negocios y restricción de la libertad de movimiento de la población.

Hace ya largas semanas que Israel está pasando por una época difícil, al igual que la mayoría de los países del mundo a causa del virus Corona.
Las medidas tomadas por el gobierno para enfrentar esta situación son duras: cierre de todos los centros de estudio, sinagogas iglesias y mezquitas, cierre de negocios y restricción de la libertad de movimiento de la población.


Se están tomando últimamente medidas como la liberación paulatina de las reglamentaciones para que la economía comience a recuperarse y parte de la población pueda volver a trabajar.
No cabe duda de que fuera del problema del virus al que se enfrenta la población, el problema económico no es menos importante. Más de un millón de personas quedó sin empleo y de alguna forma el gobierno debe buscar las respuestas necesarias para permitir que esta población pueda seguir adelante.
Hay sectores que prácticamente no se vieron perjudicados como los empleados públicos y otros, en el sector privado, que se vieron altamente perjudicados. Dentro de este sector hay pequeños comerciantes, trabajadores independientes, profesionales, empleados de empresas relacionadas con el turismo y otros.
No todos han recibido respuesta del gobierno respecto a sus problemas. Muchos han dejado de recibir entradas pero aún tienen gastos, y la necesidad de seguir manteniendo sus familias.
Esperemos que todo ello encuentre respuesta en estos días en que prácticamente a diario nos enteramos de nuevas disposiciones al respecto.
Pese a que Israel está dentro de los países que mejor ha enfrentado hasta ahora la crisis del virus Corona hay que tratar de mejorar aún más la situación.
Con respecto a la OLEI, como ya expresé las últimas semanas, está realizando un trabajo digno de elogiar. Centenas de llamadas y solicitudes han llegado a los voluntarios de todo el país. Solicitudes de ayuda en prácticamente todos los campos posibles: empezando por transmitir a la población de habla hispana y portuguesa las prácticamente diarias resoluciones gubernamentales.
Gran cantidad de personas llamaron para comprender cuáles son sus derechos al haber sido despedidos o salido de licencia sin goce de sueldo.
Trabajadores independientes y los que han debido cerrar sus negocios, tiendas, cafés, peluquerías y otros rubros también llaman para comprender cuales son sus derechos . Se les ha brindado a todos asesoramiento y ayuda en la forma de llenado de los formularios para recibir el apoyo gubernamental que les corresponde.
La bolsa de trabajo de la OLEI está permanentemente recibiendo teléfonos de gente que busca trabajo y ayuda en llenar de formularios.
Otro gran número de personas, en su mayoría mayores o que deben estar en aislamiento por haber regresado del exterior han llamado para averiguar que deben hacer para conseguir medicamentos o comestibles. En varios casos hemos ido personalmente a traer los medicamentos. Hubo al menos un caso en que el voluntario ha contratado un taxi para que el necesitado reciba su medicamento desde lejos.
Se han realizado trámites telefónicos para olim jadashim que necesitaban servicio bancario o de algún Ministerio.
Hubo necesidad de realizar un cambio de dirección urgente para que la persona necesitada pudiera ser internado en un centro médico cerca de su casa.
Otra persona al ser internada tuvimos que buscarle solución para su mascota. Hemos buscado y encontrado una familia que se haga cargo de la mascota.
Hemos enviado muebles y comestibles a gente imposibilitada de salir de sus casas. Incluso hemos enviado libros para que la gente tenga lo que leer en sus casas.
También seguimos acompañando a personas que necesitan servicio médico o internación en hospitales.
Hace poco a unos jóvenes de origen latinoamericano solos en el país que finalizaron su servicio militar les encontramos trabajo y ayuda para ingresar en la vida civil.
Una persona enferma de Corona y que fue trasladada a un hotel hubo necesidad de ayudarla a traerle artículos personales para que tenga consigo en el hotel.
Estos son algunos de los casos fuera de lo común con los cuales nos vemos enfrentados a buscarles solución.
Uno de los casos más emotivos fue el de un joven enfermo de una grave enfermedad y en situación terminal, que envió una grabación a la voluntaria de la OLEI que lo asistió hasta sus últimos días agradeciéndole toda la ayuda y el cariño que le brindó.
Hay muchos más casos en todo el país Los datos de las personas están en la OLEI
Podemos estar orgullosos de estar en la OLEI
Sigamos cuidándonos y ayudando a todo aquel que lo necesita.