Un GPS para el versátil panorama de las elecciones israelíes

Actualidad
Tipo y tamaño de letra

En este momento, Israel se encuentra en medio de una campaña electoral que durará aproximadamente tres meses (desde el anuncio de elecciones anticipadas en diciembre pasado al 9 de abril que se llevará a cabo el acto eleccionario) y que contará con la habitual y vertiginosa gama de nuevos partidos, nuevas facciones escindidas y nuevas alianzas.

En sus últimas elecciones (marzo 2015), Israel eligió a 10 partidos para su parlamento, la Knesset. Para aquellos acostumbrados a la dinámica política latinoamericana, el juego político en Israel es muy distinto. El rol de los partidos políticos y su capacidad de marcar agenda depende de la configuración de fuerzas al interior del Parlamento. La clave radica en la diferencia entre la estructura de las instituciones políticas en cada lugar. Israel tiene una tradición similar al sistema político europeo, el modelo parlamentario; mientras que los países latinoamericanos se asemejan al modelo presidencial de los Estados Unidos.

En este momento, Israel se encuentra en medio de una campaña electoral que durará aproximadamente tres meses (desde el anuncio de elecciones anticipadas en diciembre pasado al 9 de abril que se llevará a cabo el acto eleccionario) y que contará con la habitual y vertiginosa gama de nuevos partidos, nuevas facciones escindidas y nuevas alianzas.

En sus últimas elecciones (marzo 2015), Israel eligió a 10 partidos para su parlamento, la Knesset. Para aquellos acostumbrados a la dinámica política latinoamericana, el juego político en Israel es muy distinto. El rol de los partidos políticos y su capacidad de marcar agenda depende de la configuración de fuerzas al interior del Parlamento. La clave radica en la diferencia entre la estructura de las instituciones políticas en cada lugar. Israel tiene una tradición similar al sistema político europeo, el modelo parlamentario; mientras que los países latinoamericanos se asemejan al modelo presidencial de los Estados Unidos.

Modelo de gobierno
El modelo presidencial permite diferenciar claramente entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. Inclusive con elecciones diferenciadas para elegir al presidente (Jefe de Estado y Jefe de Gobierno) y elecciones para elegir a los miembros del Congreso o Asamblea, que puede ser unicameral o bicameral (Cámara de Diputados y Cámara de Senadores).
En el modelo parlamentario, el Jefe de Estado es el presidente, cuyo rol es acotado a ciertas acciones protocolares, es decir no detenta un poder real. La figura clave es el Primer Ministro, que es el Jefe de Gobierno y, por lo tanto, líder del Poder Ejecutivo. El mismo no surge a partir de elecciones directas, sino luego de un acuerdo entre los partidos políticos que les permite alcanzar (o superar) superar la mayoría simple en el Parlamento. Es decir, en una primera instancia los ciudadanos votan a los legisladores. Posteriormente, se reparten las bancas del Parlamento proporcionalmente según los votos obtenidos; y por último, los partidos negocian para conformar una coalición de gobierno si es que ningún partido alcanza la mayoría necesaria (hecho que nunca sucedió en Israel desde 1948 hasta la actualidad). La Knesset está compuesta por 120 escaños y se requiere controlar 61 o más bancas para conformar gobierno.
La naturaleza fragmentada de la Knesset significa que cada gobierno israelí debe formar una coalición, generalmente de cuatro o más partidos. Últimamente, esto ha significado que se ha entregado un poder desproporcionado a los partidos con escasa representatividad, como Shas o Agudat Israel, ya que controlan los escaños que determinan si el Likud de B. Netanyahu puede o no superar los 60 escaños.
Mientras que sólo unos 10 partidos o alianzas tienen la oportunidad de alcanzar el umbral en 2019, las boletas israelíes tendrán hasta 30 opciones. Ya en las semanas que han pasado desde que se convocaron las elecciones, se han formado o anunciado al menos nueve nuevos partidos. Sin embargo, un dato interesante es que no necesariamente el partido que obtiene la mayoría de los votos es el que va a conformar el gobierno, sino que lo definitorio es la capacidad para conseguir una coalición que supere los 60 escaños.

Sistema electoral
Según el sistema electoral no hay circunscripciones geográficas en Israel. Todos los israelíes reciben la misma boleta en la que votan por los partidos en lugar de por los candidatos, es decir una lista cerrada de nombres que fue resuelta previamente al interior de cada partido. Los principales partidos, como el Likud o el Laborismo, deciden el orden de sus listas a través de elecciones primarias. La lista de 2015 para el Likud, por ejemplo, tenía al Primer Ministro en funciones B. Netanyahu en primer lugar. En el caso de que un miembro de la Knesset (MK) decide renunciar, su partido simplemente llena su escaño con el siguiente nombre en la lista electoral.

Alianzas electorales
Las lealtades partidarias difieren de una elección a otra. Cada partido político puede formar alianzas previas a las elecciones que se las denomina "listas", y cada elección presenta una nueva combinación de partidos que han formado tenues alianzas en un intento de conseguir una mayor proporción de votos. Los partidos más pequeños a menudo pueden ir de una elección a otra, eligiendo cada vez una lista general diferente. A veces, si una lista sólo puede conseguir uno o dos escaños, elegirán compartir ese escaño ocupándolo de forma rotativa.