Cuando me preguntan de qué procedencia es mi receta de guefilte fish, no dudo en dar la dirección de mi domicilio, ya que no responde a otra tradición que la de mi intención de facilitar la tarea de quien entra a la cocina a prepararlo y de proporcionar un bocado de fácil digestión y muy seductor: por su suave sabor y aroma.
El recuerdo de la olla de hierro de mi abuela hirviendo sobre el fuego los viernes a la mañana, con su contenido de guefilte fish extraordinario, me compromete a que esta receta salga deliciosa.
GUEFILTE FISH
Albóndigas de pescado
Ingredientes para la pre – elaboración
2 kg. de lomos de dos diferentes pescados (a gusto)
2 hojas de laurel
1 cucharadita de sal
1 cebolla entera pelada
1 cucharada de vinagre y agua suficiente para cubrir todo el pescado
Pre – elaboración
Ponemos todos los lomos con los demás ingredientes en agua hirviendo, hasta que levanta el hervor. En ese momento, retiramos del fuego, colamos el pescado y cuando entibia, quitamos las espinas. A continuación, como ya queda desmenuzado, le agregamos los demás ingredientes.
Ingredientes
4 huevos
Pizca de nuez moscada
2 dientes de ajo rallados y rehogados
2 tazas de cebolla picadísima y rehogada
1 taza de zanahoria cocida y hecha puré
1 taza de harina de matzá o avena laminada
Sal y pimienta blanca, a gusto
2 cucharadas de perejil fresco picado
Elaboración
Ponemos el pescado cocido y desmenuzado en un bol y le agregamos todos los demás ingredientes. Mezclamos bien para que la pasta quede bien homogénea y, si hiciera falta, agregamos un poquito de caldo o agua caliente.
Formamos las albóndigas del tamaño de una cuchara sopera y las acomodamos en una asadera aceitada. Pintamos con yema y cocinamos en horno fuerte, apenas hasta que se doren, ya que el pescado está cocido.
Podemos cocinarlas en una olla con agua hirviendo y vegetales como zanahoria, puerro, cebolla, hasta que quedan bien armadas.
Cuando las servimos, ponemos sobre cada una, una rodajita de zanahoria cocida. En alguna oportunidad, con jrein, en otras con ensaladas, el guefilte fish le da siempre a la mesa cara de fiesta. Y que así sea.
¡Shabat shalom para todos con alegría!
Receta y texto elegido del libro “El Sabor de los Recuerdos” de Silvia Ginerman. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

BIENVENIDO SHABAT A MI MESA
Algo dulce y…para toda hora. Para acompañar nuestro acostumbrado “te con limón”, el café de la sobremesa de Shabat, o el tecito de hierbas, o…el mate! Estos bizcochos los elaboraba mi mamá muy a menudo, y creo que nunca le salieron dos veces iguales. Algo siempre cambiaba, pero eran una delicia segura. Nuestros sabores tradicionales nos acompañan y son bienvenidos en todos los paladares. Y esta receta es especial para todo momento.

Hace 70 años, el 29 de noviembre de 1947 (kaf tet benovember en hebreo) la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U.) aprobó la partición de Palestina creando dos estados, uno judío y otro árabe.
Los árabes se negaron a aceptar la resolución e hicieron todo lo posible para impedir la creación del Estado de Israel. Tropas árabes atacaron al estado en creación en la llamada Guerra de Liberación. La guerra finalizó con un cese del fuego y el establecimiento del Estado de Israel dentro de las líneas de cese de fuego..

BIENVENIDO SHABAT A MI MESA
Es muy divertido preparar bocaditos para copetín, crear nuevos sabores y presentaciones diferentes y luego, ¡esperar el aplauso!
Aquí les propongo un bocadito delicioso.

Les cuento que la Mayonesa, se llamó en su origen Mahonesa. Su inventor, parece que fue el Duque de Richelieu y la bautizó así en recuerdo de su victoria en el sitio de Mohon, en las Islas Baleares.
Las mayonesas con las que los convido hoy, no tienen mucha relación con la “original”, sino que son un delicioso aderezo….como mayonesas “vegetales”.

BIENVENIDO SHABAT A MI MESA
De las tortas especiadas nos queda siempre un buen recuerdo: perfuman toda la casa y al paladar lo dejan de fiesta. Son sabores y aromas que se hacen irresistibles.
Por eso los convido hoy con esta

¡Mi abuela Elena era una genia en la cocina! De hecho, muchas de las ideas que vuelco en mis libros, se las debo a su genialidad y a haber compartido tantas elaboraciones a su lado. Mis recuerdos van a la época en que me subía a un banquito cuadrado para alcanzar la mesa donde ella hacía sus artes. El banquito todavía lo tengo en casa, y los recuerdos en el corazón.

Las berenjenas son primeras actrices en cuanta obra culinaria participen. Tienen un sabor “importante”, intenso, que domina el panorama gustativo, y como si fuera poco, son deliciosas.
Esta sugerencia que les convido hoy, estoy segura que les va a gustar a todos.

Esta receta es muy apropiada para Shabat, ya que la podemos calentar cortada en porciones, rápidamente, y queda perfecta.